Wimbledon 2010 – 2ª semana

© Getty Images

The All England Lawn Tennis Club

Empieza hoy la segunda semana del torneo londinense; por cierto la norma de descansar el domingo intermedio de la competición, siempre pareció muy particular y ha sido objeto de controversia sobre todo debido a la climatología inestable de esas latitudes, pero es ahora que se me antoja una opción muy acertada, sana mentalmente para los jugadores y espectadores y resuelve de un plumazo las discusiones sobre las jornadas de descanso a mayores de alguno de los competidores antes de semifinales o de la propia final como en algún otro grande ocurre; estos ingleses tienen sus cosas, pero todo tiene su justificación y dignas de ser aplaudidas.

En relación al torneo deportivo propiamente hablando, la verdad es que no he tenido excesivo tiempo para seguir el desarrollo del mismo y cualquier conjetura que pueda ser expuesta aquí está basada más en la intuición y la lectura de los resultados que de un análisis más fino que partiera de un seguimiento más completo. Como anécdota (y para la historia de este deporte) ha quedado el partido de ‘baloncesto’ de la pista 18 del The All England Lawn Tennis Club; yo sólo tengo que decir que por difícil que parezca pude ver el último punto del encuentro entre Isner y Mahut del cual ví un 0’00…..9 % del mismo: una proeza.

Poco faltó para que la previsión de que Federer fuera apeado por alguien poco relevante estuviera a punto de acontecer. Al final todo sigue igual, el actual campeón va afinando su juego y será más difícil de sorprender en las siguientes rondas, pero aún así considero que tiene difícil el acceso a las dos últimas jornadas: sigo pensando que podría quedar apeado en alguna estación anterior.

De Nadal de alguna manera se ha cumplido con el pronóstico anteriromente señalado. Ha jugado en el filo de la navaja, explotando muchos de sus recursos en distintas facetas, no al 100% pero es como si necesitara ese ‘stress’ para tener el rodaje que creía necesario y del cual hablaba en la anterior entrada, antes de iniciarse el torneo. Y creo que lo está consiguiendo: es muy hábil también en estos terrenos, manejando los tiempos, administrando los peligros, llevando a los contrarios a un terreno que cuando creen haber tocado ‘ligeramente’ el cielo, terminan abatidos y derrotados. En todo caso, los dos partidos a cinco sets del jugador mallorquín son de esos partidos que no he podido seguir completamente, no sólo por falta de tiempo, si no porque son de esos encuentros en los que Rafa nos lleva al límite (a aquellos quienes deseamos casi fervientemente que venza aquí, allí y más allá, es decir, siempre) y uno debe estar también muy calmado para resistir ese ‘stress’ que generalmente pueden parecer síntomas negativos, pero que obedecen en su lógica competitiva a un plan, incurriendo en situaciones que le han hecho recibir amonestaciones arbitrales, acusaciones poco elegantes de sus adversarios, pero pasada la primera semana ha alcanzado su puesta a punto y se debe considerar como un serio aspirante a la victoria final (él mismo ya parece más convencido) más que lo que lo consideraba hace ahora una semana (resultados obligan dirán algunos, pero ha habido una evolución necesaria y evidente).

Aún así el dearrollo del torneo sigue siendo incierto, sobre todo en mi opinión porque Murray y Djokovic parece finalmente que han encontrado el momento mejor de la temporada en estas pistas. Djokovic creo que ha ‘espabilado’ después de su discreta temporada y de haberlo pasado inesperadamente mal en la primera ronda.
Murray parece haber llegado a estas dos semanas en el momento adecuado, queriendo conseguir lo que tanto ansía en el mejor de las plazas para él posible; aún así, él no se ha encontrado con grandes dificultades en el camino -o no las ha hecho posibles- pero únicamente el Murray de las rondas previas a la final del AO de este año le permitiría alcanzar su objetivo. Djokovic es cierto que todavía está a tiempo de griparse antes de lo debido pero ambos parecen en mejor disposición que en los momentos previos al inicio de esta competición.

Esto va en detrimento del otro Andy en relación a mi razonamiento anterior al inicio del torneo; pero no parece vislumbrarse un claro favorito; se ha ampliado un poco más el espectro de pretendientes y sobre todo por la parte del primer cabeza de serie hay que prestar mucha atención a lo que puedan hacer Melzer, Berdych y Hewitt (en fin todos ¡¡!!; calma…)

Por el otro lado del cuadro al final, pasada esta primera semana creo que tanto Murray como Nadal deberían tener menos problemas en llegar a la situación que les permita dirimir entre ellos quien será el finalista; como debiera ser.
Si al final va a ser que la parte del cuadro de Federer era la más complicada. Este Nadal.

, , ,

One Comment

  • JCoello dice:

    Sobre El adiós más doloroso – Match Ball en AS.com

    Sigue recordándome ciertos posts de Juan la inclusión de este ‘interludio’ introducido con el casi apocalíptico título de la entrada.

    Brevemente: Federer empezó a decir adiós a su hegemonía efectiva desde la final perdida en Nueva York el año pasado. El partido lo tenía más que ganado, pero su pose casi despreciativa y autosuficiente unido a un excepcional y orgulloso Del Potro produjo el vuelco en el resultado. Federer ya había conquistado París, había sobrepasado a Sampras y ‘no pasaba nada’. Del Potro es un buen chico, gran jugador y al que se le ha echado de menos en estas últimas semanas (más o menos es lo que ha venido a decir el suizo después de su derrota en WB, comentario del todo sorprendente en este momento –entre otras joyas de sus últimas declaraciones ante los medios-, cuando el argentino ya lleva un considerable espacio de tiempo fuera de las canchas de tenis: sintomático, más de lo que pudiera parecer). Sí, ha ganado AO 2010, pero gracias a la inconsistencia sistemática de Davydenko frente al suizo, al extraordinario partido de Murray contra Nadal que dejó fuera a este de poder competir con él en la final y a que a Andy no lo puede ni ver y ahí sí que estaba extra-motivado -extra-tenísticamente hablando- y de forma -bajo mi punto de vista- otra vez poco respetuosa, unido a un excesivo grado de responsabilidad del escocés (‘miedo, tengo miedo’) que supo explotar el helvético de forma magistral.

    No es doloroso porque podrá cuando le salga el genio volver a alcanzar podios muy altos, ya había habido muchos síntomas de esta decadencia que no se substanciaron antes y -como fuera anunciado en una valoración anterior-, Federer debería salir del cuadro de este WB como ha salido. Era de justicia. Y así ha sido. Nada más, ni nada menos.

    Seguir esta respuesta en el blog de Match Ball
    http://bit.ly/aXYFEk