El hechizo de Marienbad

L’Anné dernière à Marienbad

L’Anné dernière à Marienbad

Una película sobre la memoria, la segunda de una trilogía que se inicia con Hiroshima mon amour (1959) y finaliza con Muriel (1963), esta L’Anné dernière à Marienbad de 1961 del cineasta Alain Resnais juega como no podía ser de otra manera con mis recuerdos.

Lo cierto es que me acordaba verdaderamente poco de lo que este preciosista film narraba cuando tuve la oportunidad de contemplarlo en una sala de cine hace ahora más de dos decenios. Me sentía hechizado por ese recuerdo y la oportunidad reciente de volver a ver la película ahora en la intimidad y soledad de una pantalla cualquiera doméstica y de un acercamiento mayor a sus entresijos, me hizo sorprenderme, a pesar de cuan distinto pudiera ser el recuerdo de lo visto, de lo semejante del embrujo y la fascinación que esta enigmática y paradigmática cinta sobre el declive del “cine clásico” me ha nuevamente suscitado.

Mucho se habla en ocasiones sobre la renovación del lenguaje cinematográfico a lo largo de los años, pero los recursos y medios que el director francés pone en juego a partir de un guión escrito por Alain Robbe-Grillet no parecen haber encontrado una superación satisfactoria.
Se trata de una película en la que el enigma que plantea la historia narrada simula no tener importancia ya que es la forma y la estructura la que nos hechiza incompresiblemente -tanto en cuanto no parece que podamos descifrar los entresijos de lo que se describe-, y en la que el narrador nos quiere atrapar, ayudado por la actuación hierática de las figuras/intérpretes, de la música hipnótica, del uso del silencio, del empleo de los contrastes y graduaciones del blanco y negro, del manejo de la cámara, de la escenografía escultórica…, de tantos y variados elementos contenidos en un metraje que parece no llevar a ninguna parte o que nos cuenta algo incomprensible en lo temporal, cuestionándonos el valor, el sentido de nuestra memoria y al mismo tiempo de las técnicas usadas por el denominado “cine clásico”. Un tratado cinematográfico fascinante.

, , ,

Comments are closed.